21 DE DICIEMBRE DE 2012

¿Por qué el mito del 21 de diciembre?

Queridos Amigos de este sitio web. Nos avecinamos a una serie de eventos que poco tienen que ver con circunstancias astrológicas sino mas bien con una consecuencia de eventos generados por nosotros mismos.

Se ha hablado y se está hablando mucho del 21 de diciembre del 2012, pero, ¿qué hay de cierto? ¿qué tenemos que esperar? NADA, ABSOLUTAMENTE NADA.

Este es el ¨Fin del mundo¨ en su versión número 183 de la historia de la civilización occidental. Quizás existan mas el día de mañana, no duden de esto, pasó en el 2000, pasó en 1984 con el cometa Halley y seguirá pasando en lo sucesivo, por una necesidad de la gente en una creencia tal, y porque es negocio también para mucha gente.

Pero ¿por qué?. La respuesta no es tan simple, pero se puede desenmarañar un poco y eso trataré de hacer en esta nota.

La sociedad occidental está colapsada en todas sus formas. La salud apenas funciona en su sistema en algunos países en otros, como en latinoamérica, incluso pagando altas sumas a sistemas pre-pagos, no garantizan una atención correcta y acorde. La seguridad es una ilusión, si vemos los recursos destinados por los diferentes estados en esa materia, y vemos además los resultados obtenidos con tal inversión, roza lo gracioso y hasta lo ridículo, solo una pequeña fracción de los delitos que se denuncian llegan a tener resolución y condena, apenas entre un 2 y un 10% y sin embargo se moviliza un aparato gigantísimo que no da respuesta a ese tema. En materia de educación está claro que el sistema termina siendo completamente antinatural, limitando en lugar de educar a las nuevas generaciones, cortando el hemisferio derecho del cerebro y generando ladrillos para un enorme paredón llamado sociedad. La educación lejos de estar instruyendo, lo que hace es ¨domesticar¨ a nuestros dirigentes del futuro.

Toda la sociedad está llegando a límites en los cuales, la mayoría de sus integrantes lo siente.

Con este panorama es normal y natural que todos sientan la NECESIDAD de un cambio. En este aspecto entra en juego también la creencia, un aspecto muy difícil de modificar. Una idea se cambia de un segundo a otro, una opinión lleva un tiempo modificarla porque está compuesta por una serie de ideas, una creencia es un conjunto de opiniones que se suman y convergen en una creencia. La creencia es muy difícil de cambiar, por mas desacertada que este y que uno incluso sienta que es asi. Hasta aún pareciendo rídicula.

En occidente fuimos educados para creer cualquier cosa. Fuimos instruidos para que de afuera aparezca un salvador que venga y nos arregle todos los problemas que tenemos. En latinoamérica es aún peor, pretendemos que sea el Estado el que nos solucione nuestros propios problemas y donde el estado no entra, lo hace la religión, haciendo que el mundo acepte las condiciones que suceden alrededor sin grandes intenciones de modificar nada para mejorar. Son los típicos caso de la esperanza hacia una ¨justicia divina¨, debido a que en la tierra la misma no existe.

Con ese paquete de creencias ¿Cómo no vamos a esperar que los problemas del mundo sean resueltos por el Universo?. Es lógico, es razonable creer que sea el Universo el que tenga que darnos ese premio, tan solo porque hemos sido ¨buenos¨ de acuerdo a nuestra propia escala de valores, la cual está mas vinculada con estándares sociales que con un sentir real de nuestro propio corazón.

Por eso mismo, mucha gente que está a la espera de un gran cataclismo para el 21 de diciembre en realidad no es una visión real de hechos sino GANAS de que algo pase, que rompa todo el sistema que hace rato dejó de funcionar y que podamos hacer un ¨borrón y cuenta nueva¨. Ganas de que algo pase que cambie el sistema perverso en el cual estamos plenamente inmersos y no sabemos como salir. Hay una necesidad de creer en algo asi, pero esa necesidad no se condicen con hechos reales y concretos.

Se ven publicadas en redes sociales, profecías mayas que hablan del 21 de diciembre como el fin de una era, eso coincide con el I Ching, y con varios escritos Incas, también muchos hablan de que  ¨La NASA ha confirmado los hechos¨. En esa necesidad de creer todos se instruyen vía ¨JPG´s¨ publicados y ninguno va a las fuentes. La NASA tiene un documento publicado y rechaza todo lo que le atribuyen (pueden chequear esto haciendo click AQUI), la comunidad maya actual también lo hace.

Es muy probable que si pase, tal como en eventos similares anteriores, una crisis generada por la misma sociedad, y sucedan eventos como en el 2000 llevados a cabo por fundamentalistas del tema. Esto ya lo hemos vivido en ocasiones anteriores.

Ahora bien, si lo que buscamos es un verdadero ascenso en la conciencia humana, en la civilización, en nuestra propia raza, debemos ir por otro camino. De nada, de absolutamente nada sirve el ESPERAR QUE EL UNIVERSO nos brinde servido en bandeja el cambio de un día para el otro y de golpe, tal como se espera. Si queremos un cambio que conlleve a una sociedad mas espiritual, lo que debemos hacer es TRABAJAR EN NOSOTROS MISMOS. Empezar a aceptar que los cambios NO VIENEN DE AFUERA HACIA ADENTRO sino todo lo contrario, es desde nosotros que surge y se expande.

Sin importar si existe o no un cataclismo universal, aún asi, lo que debemos hacer es TRABAJAR para que la sociedad cambie. Si tenemos una obligación en este plano de existencia es esa. Buscar nosotros el cambio en nosotros mismos para luego difundirlo y asi lograr que la civilización evolucione y dejar de esperar que el Universo, la Galaxia haga el trabajo que nosotros estamos encomendados a hacer.



   Fernando Qochaorcohuataj  
Editor en jefe "Red Mística"

 | Cont@ctenos Copyright © 2011-2016 - Asociación de Estudios Antropológicos Mikao Usui