¿Hace usted apertura de Registros Akáshicos?

 
Si usted es profesional de los Registros Akáshicos o tiene un sitio web sobre Registros Akáshicos contáctese con nosotros para que su web-site aparezca en este en este lugar.
 
 
Compartí en Facebook

Compartílo en Twitter

Envía esta página

Otras Redes



Los Registros Akáshicos

El Registro Akashico es la memoria guardada en el eter, custodiada, donde se almacena todo lo que ha pasado desde el inicio mismo de los tiempos. Se lo conoce también como el libro de la Vida, la Mente Cósmica, la Mente Universal, el Colectivo Inconsciente, la Subconsciencia Colectiva, y los Registros del Alma. Estos registros están custodiados por Kumaras (palabra en sanscrito que significa guardián). La técnica para acceder a esta información es originaria del Tibet, donde se dice que el vórtice energético desde donde el cual se accede, está situado en Shambalá, un reino mítico escondido en algú n lugar más allá de las montañas del Himalaya, según algunos, y según otros es solo un lugar místico e intengible, que no existe en este plano físico y al que sólo se puede llegar a través de la mente.

La palabra Akashico proviene del sanscrito Akash que tiene varias interpretaciones posibles. Una de ellas es "cielo" o "espacio" o "eter", también se ha interpretado como ¨sustancia esencial". En todos los casos hace referencia al componente primario de la creación misma.

De acuerdo a la creencia en este sistema, el Universo completo, está compuesto por energías de diferentes vibraciones. Estas a su vez van configurando diferentes dimensiones espacio-temporales, entre los que se encuentran mundos superiores sutiles que son los que conforman los cinco elementos, que distribuidos de forma específica, forman todas las energías que vibran en este plano a las que se les llama tattwas. Estos cinco tattwas son:
  • Tierra
  • Agua
  • Fuego
  • Aire
  • Akasha
Para poder acceder a todos los niveles de frecuencia, es necesario un vehículo y de acuerdo a esta creencia ese vehículo es el alma, que transporta al espíritu por todos estos planos.

En uno de estos planos es donde se accede al Registro Akáshico, el cual permite, recordar, sin la necesidad de atravezar nuevamente por la muerte física, de todo lo que ese espíritu fue antes de nacer, las decisiones que ha tomado, los pactos que ha realizado y permitir relacionarlo con los patrones de conducta actuales, para conocer en profundidad cuantas de las cosas que hoy ese ser humano pasa, están atadas a un tema pasado, el cual es necesario cancelarlo en algunos casos, transmutarlo en otros.

La terapia de apertura de Registros Akáshicos consiste en ejercicios guiados de meditación con ciertas características rituálicas que comienzan con la consagración de un espacio y el pedido de custodia hacia los cuatro puntos cardinales. Algunas personas dicen poder acceder a los Registros Akáshicos sin la necesidad de que la persona que quiera conocer su pasado este presente y acceden al mismo mediante una ceremonia ritual.

Si bien existen diferentes técnicas y formas con las cuales acceder a los registros del alma o a las vidas pasadas, son de tiempos inmemoriales y coincidentes en muchas culturas, al igual que la creencia de que aspectos de vidas pasadas interceden al comportamiento del hombre ya encarnado, en occidente este tipo de terapias y creencias no es tan antigua. La terapia de Registros Akáshicos tal como se aplica en occidente nada tiene que ver con las prácticas hinduistas y hay algunos indicios que apuntarían a que esta disciplina fue incorporada por Madame Helena Blavatsky, creadora del teosofísmo, que en su libro Isis desvelada, publicado en 1875, donde se hace la primera mención del tema.

Una interesante pululación del concepto en ambientes esotéricos comenzaron tras la publicación del libro del Ocultista y Sacerdote anglicano británico Charles Webster Leadbeater: How, Whence, and Whither? "¿Cómo, donde y adonde?",  en el cual  cuenta la historia de civilizaciones desaparecidas, entre ellas la Atlántida. Poco tiempo después, una gran cantidad de europeos declararon que podían acceder a los registros akáshicos, y se empezaron a publicar libros sobre el tema.

Pero quien popularizó el tema fue el inglés Lobsang Rampa (pseudónimo con el que se conoció a Cyril Henry Hoskin y que cambió en 1948 su nombre legal a Carl Kuon Suo) quien hizo famoso el concepto de Registros Akáshicos en su libro The Third Eye (El tercer ojo), publicado en el año 1956, donde cuenta sus experiencias mientras se criaba en un monasterio tibetano.



Relacionados

• Vidas Pasadas
• Angeología
• Dianética
• Comando Ashtar
• HInduismo
• Budismo
• Inpare
• TRE

 


 


 | Cont@ctenos Copyright © 2011-2016 - Asociación de Estudios Antropológicos Mikao Usui